coronacuentos 25

Uno de los rasgos formales más conocidos del haiku es el kigo, una palabra que localiza el poema en una estación del año, un mapa para que hablante y oyente sepan, literalmente, donde están en el universo, estableciendo una conexión firme entre nuestra mirada y el aquí y ahora del haiku.

Pero la especificidad del kigo es también su limitación. Asume códigos compartidos, expresados en imágenes estrictamente locales y tradicionales. Si digo "cerezo en flor", significa primavera.  ¿Qué pasa, entonces, cuando el cerezo en flor no es compartido por los oyentes como una referencia a la primavera?

Otra limitación del kigo es que asume una conexión con la naturaleza, el mundo vivo, de parte del hablante, integral a su percepción del aquí y ahora. ¿Qué pasa, entonces, cuando dicha conexión está rota? ¿Qué hacer cuando el aquí y ahora se encierran y se diluyen? ¿Cómo se reconecta el hablante con el mundo vivo? Específicamente, ¿cómo se compone un haiku en cuarentena?
¿el mes del año?
abre un cajón y mira
grosor y largos